Archivo de la etiqueta: sueños recurrentes

Tengo pene

¿María tiene pene?

¿María tiene pene?

A ver, que no cunda el pánico.

Yo, María, no tengo pene. Lo juro solemnemente. Además, creo que por mis fotos, ese hecho ya se intuye.

He titulado así esta entrada, además de para mosquearos, jeje, para hablaros de otro de mis sueños recurrentes.

El amigo Freud tendría para rato conmigo.

Hace un montón de tiempo que no lo sueño, pero con frecuencia, yo he soñado con que tengo polla. Me acostaba a dormir y al levantarme al día siguiente, notaba algo raro en la ingle. Me bajaba las braguitas, me miraba y descubría con horror que tenía una polla y, encima, bien hermosa.

Siempre lo he vivido como una pesadilla. De hecho, me despertaba angustiada y casi llorosa.

Vendrán ahora los psicoanalistas a decirme que eso es que tengo un conflicto sexual, que no soy libre y que no le doy rienda suelta a mis verdaderos deseos.

Y una mierda.

¡Que no, coño!

Que yo soy una mujer desde que nací y no quiero que me salga una polla morcillona ahí de pronto.

Es como cuando te levantas con un grano enorme y purulento en medio de la nariz.

¿A quién le gusta eso? ¡Eso no tiene que estar ahí!

Pues con la polla que me sale en mis sueños, pasa igual.

¿Os imagináis que esa noche hubíeramos quedado para ir a una orgía? Yo llamando al Carlo por téléfono:

– Oye, cari, que esta noche no voy a podir a la orgi.

– ¿Y eso?

– Es que me ha salido una polla.

– Será un grano, ¿no, Mari?.

– ¡No, un grano, no!. ¡Que es una polla, en serio! ¡Buaaaaaaaaaaaa!

Y es curioso, porque en el sueño, yo me toco la polla a ver si es de verdad y de qué va una polla propia, y claro, al tocármela se me pone dura y gorda y me excito…

Joder, no me miréis así. Yo qué se. Es una polla. Mi polla. ¡Mi propia polla!. Y en esos momentos soy como cualquier otro tío: pienso con la polla…

Si os estáis preguntando si sigo tocándome hasta correrme, la respuesta es NO. Más bien, me pongo a llorar y a preguntarme cómo voy a vivir ahora así, y afortunadamente me despierto.

Qué mal rato, hostias.

¿Y vosotros, chicos? ¿Habéis soñado alguna vez que teníais tetas o coño propios en vuestros cuerpos????? ¿Cómo os habéis sentido?