Archivo de la etiqueta: relaciones liberales

De ovejas y monos

Aquí reino yo.

Aquí reino yo.

Algo que me ocurre con frecuencia, y que me preocupa, es que las parejas (bueno, normalmente es el hombre el que me lo comenta) me explican que están tratando de convencer a su chico o chica para participar en un intercambio de parejas con nosotros.
A mí Carlo –y hace más de cuatro años que lo conozco- nunca en la vida me ha tratado de convencer de nada. Ni de follar, ni de hacer intercambios, ni tríos, ni orquestas sinfónicas.
Ha hecho algo tan simple como preguntarme si quería participar en.
Ni me ha dado explicaciones, ni argumentos, ni ha mencionado ventajas, desventajas, ni nada por el estilo.
Yo he respondido sí o no, en función de lo que me apetecía en cada momento. Sin sentir ningún tipo de presión, sin pensar que voy a “perderlo” porque diga que no, o porque si no voy con él, irá con otra y yo seré una triste princesita destronada…
¡Si yo soy la reina de mi vida!
Carlo irá con quien quiera, le diga yo lo que diga, como debe ser. Lo conocí siendo así y así espero y deseo que siga.
Y yo haré lo mismo.
Es más, ojalá Carlo (y yo), con independencia de lo que haga el otro, conozca (conozcamos) a más personas (a montones de personas) del otro sexo con las que –simultáneamente- hacer más intercambios o juegos sexuales que sean de su (nuestro) agrado.
Somos una mujer y un hombre libres que hacemos lo que nos viene en gana y ni nos damos ni nos pedimos explicaciones o argumentos.
Y no te preocupes en absoluto, querido lector, si no entiendes lo que acabo de decir. Para bien o para mal eres un puto monógamo más. Te han educado como a tal desde que tuviste conciencia de ti mismo. Tu madre te comió el coco. Tu padre te comió el coco. La televisión y el cine te lavaron el cerebro. Tus amigos y conocidos te fueron manipulando hasta hacer de ti lo que eres hoy. Los que te gobiernan, te moldearon y te hicieron justo como ellos deseaban…:
Mono y oveja.
Oveja y mono.

Pollas Duras Sin Fronteras

Foto0591

Los hombres, sí.

Esos eternos maltratados e injustamente juzgados la mayor parte de las veces.

¿Su mayor pecado? Ser libertinos, infieles, vividores, querer disfrutar de esa cosa asquerosa, invento de satanás, que llaman sexo.

Sólo pronunciarlo, los pelos se me ponen cual escarpias, cual escarpiones…

Sexo.

Puag, qué asco.

La sociedad ha tendido siempre a considerarlo así, y sobre todo a considerarlo algo repugnante si está asociado a la mujer. Los hombres lo tenían más fácil.

A mí los hombres me caen simpáticos. Me gusta cómo conciben la sexualidad, en la mayoría de los casos. Lo hacen con más naturalidad que las mujeres y con más sencillez. Se trata de disfrutar y no de convertirlo en un problema.

Tengo amigos de mente muy abierta en estas cosas, muy liberales. Mucha gente los tacha de pervertidos, de guarros, de corneadores…

¿Por qué?

A mí me parece genial que la gente disfrute del sexo sin historias. Adoro a las personas libres, que hacen lo que les viene en gana en cada momento.

Soy mujer y lamento decir que me cabrea un montón oir hablar a otras mujeres del sexo como si fueran monjas y sobre todo, odio oirlas criticar a los tíos porque les gusta follar…

Gilipollas.

Haz lo que te apetezca y deja que los demás hagan lo mismo.

A mí en esto del sexo, me gusta ayudar e ir un poco de ONG sexual.

POLLAS DURAS SIN FRONTERAS.

¿Por qué no?

¿Acaso no es bonito, en lugar de quedarte encerrada en casa, ir a la playa y enseñar las tetas? Si es bonito dar de comer al hambriento, porque lo dice la Biblia, ¿acaso no lo es también dar de beber al hombre sediento de sexo? ¿Habéis visto acaso las caras de felicidad que se le ponen a los chicos cuando les enseñas las tetas, o llevas minifalda o te pasas con el escote?.

Verlos babear no tiene precio.

O notar que tartamudean, o que no sepan qué decirte y comiencen a soltar chorradas como si tuvieran trece años.

Los tíos sois adorables (claro que hay excepciones).

Y yo tengo una misión: ayudar a los hombres.

Pongamos al menos una polla dura por día.

Ellos nos lo agradecerán.

XD