Archivo de la etiqueta: por el culo no

Deja mi culo quieto

Esto es lo más cerca que vas a estar de mi culo en toda tu vida, así que prepara unas pajas.

Esto es lo más cerca que vas a estar de mi culo en toda tu vida, así que prepara unas pajas.

A ver, macho, ya no sé cómo explicártelo.

He escrito varias entradas al respecto y aún así insistes en darme por el culo.

Eres mu pesao, cojones: ¡¡por el culo, no!! ¡¡No sexo anal!! Anal sex not!!! ¿Te lo digo también en francés?????

Qué bonito levantarse temprano y leer cosas románticas como:

voy a follarte tu rico chochito cuatro patitas te cojere el pelo y luego los 21 que tengo por tu culitooo te voy rebentar de tanto follar.

Lo he copiado literalmente.

A mí no me miréis…

El culo se lo vas a reventar a tu abuela, vurro.

A veces mi público me supera en agradable y adorable.

¡¡¡¡¡¡¡HE DICHO QUE POR EL CULO, NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!!!!!

Follar con banqueros

Estudios internacionales de la Universidad de Montilla-Morilas demuestran que María está un 50% más buena que las uvas con queso.

Estudios internacionales de la Universidad de Montilla-Morilas han demostrado que María está un 50% más buena que las uvas con queso, ¿qué opinas tú?.

Los banqueros o bancarios son esos seres por todos conocidos, que prestan sus servicios laborales retribuidos dentro del pasaje del Terror o Banco. Los disfrazan de monstruos enchaquetados y su misión allí dentro es matar a sustos y tormentos a la clientela.
Antes de hablar de cómo es el sexo con este tipo de profesionales, antes debemos hacernos una pregunta más obvia y general:
¿Los banqueros follan?
Imaginadlo por un momento…: ¿a que cuesta visualizarlo?
Sí, lo sé.
Hay indicios históricos y se han encontrado fósiles en el desierto de Átamealacama, que podrían hacer pensar que sí, que los banqueros han follado alguna vez, pero nada concluyente.
Yo no tengo experiencias sexuales con banqueros – ni espero tener tan terrible cosa-, pero sé que una relación follarosa con uno de ellos estaría condenada al fracaso. Expresado de forma teatral, sería así:
Se levanta el telón. Una mujer semidesnuda está en la cama sentada al lado de un tipo gris con chaqueta (un banquero):
-Mujer: ¿Lo hacemos entonces o qué?
– Bancario: Bueno, no sé: ¿tú tienes nómina?
– Mujer: Pues claro.
– Bancario: ¿Y algún piso?
– Mujer: ¡Que sí!.
– Bancario: Pero habrá que tasarlo, porque lo mismo no valen lo suficiente.
– Mujer: Mira, a ver si voy a tener que pedir una hipoteca para comerte la polla.
– Bancario: Pues mira, sí. Son las condiciones y hay que respetarlas.
– Mujer: Bueno, vale, pues arréglamelo mañana.
– Bancario: Pero cari es que si te lo hago yo, son veinte mil euros más por gastos de apertura. Vete al cajero y allí sólo te cuesta 3,50 euros.
– Mujer: Ok. Bueno, vamos…
– Bancario: Sí, pero antes tienes que pagar 28,90 euros de gastos de mantenimiento de la cuenta que se automantiene a sí misma, porque si no se mantuviera sola, tendría que mantenerla yo y entonces sería doble trabajo. La comisión por gasto de tinta de bolígrafo bancario para la firma de los contratos corre de tu cuenta y son 453,21 euros al mes. También tienes que pagar comisión por el riego por goteo de los potos de la sucursal 0764, 0755 y 0711, y por las descargas de la cisterna de la sucursal 0799, porque el Director de allí tiene piedras en el riñón y está todo el día meando.
– Mujer: Que sí, que vale. ¿Algo más?.
El bancario se quita la chaqueta y la camisa, se baja los pantalones, y deja al descubierto una enorme erección:
– Bancario: Cari, ahora ponte a cuatro patas, que te la voy a meter por detrás.
Ella se pone a cuatro patas sobre la cama, y el bancario se le aproxima por detrás, y en susurro, le dice al oído:
– Ahora te voy a meter unas preferentes que tengo de oferta que te van a encantar, nena.
Y zas, le da por todo el culo a la desprevenida e inocente víctima.
Mientras se baja el telón para finalizar la obra, se oye un alarido de la chica, que grita con dolor aquello de:
– Noooooooooooooooooooooooooo, por el culo nooooooooooooooooooooooooooooooo.
THE END.
(Eso te pasa por follar con banqueros).