Archivo de la etiqueta: partir la pana

La hembra Alfa

Aquí, la Mari Alfa, fantaseando con dominar el mundo...

Aquí, la Mari Alfa, fantaseando con dominar el mundo…

Mucho se oye hablar del famoso MACHO ALFA. Existe (yo lo he visto y catado), aunque es poco habitual encontrarse uno.

¿Pero qué hay de la HEMBRA ALFA? ¿Existen?

Haylas, sí señor, como las meigas.

Alfa, supongo que lo sabéis, es la primera letra del alfabeto griego. Decir que un macho es alfa, significa que es el bicho de mayor rango, a quien los otros bichos siguen. Un macho dominante, vamos. Él decide quién, dónde y cuándo se folla. Y a ser posible solo folla él.

La hembra Alfa pues es lo mismo, pero con tetitas.

Con mucha frecuencia veo anuncios de hombres que buscan un macho Alfa que se acueste con su señora y los haga cornudos. En cambio, no encuentro anuncios de mujeres, buscando una hembra Alfa para que se folle a sus maridos y las haga cornudas… Es curioso este tema.

Muchos no me entendieron el otro día cuando expuse en mi entrada la fantasía de ser corneadora. A raiz del artículo, han sido varios los tíos que se han interesado en ser cornudos. Quieren simular que soy de su propiedad y que llega otro tío y se me folla delante de ellos, mientros ellos se quedan en un rincón llorandillo y haciéndose una pajilla…

A ver, que no. Que la fantasía que yo expuse no tiene nada que ver con eso. No estaba imaginando hacer cornudo a ningún tío. Tampoco imaginaba ser la que le pone los cuernos a un tío.

Qué va: voy má allá. La fantasía iba sobre ser LA MARI ALFA. Lo que fantaseaba era hacer cornudas a vuestras novias. Vosotros no sois las víctimas de la fantasía. Lo son ellas.

En lo que estaba pensando era en follarte a ti, Pepelu (por poner un ejemplo), delante de tu novia, mientras ella sufre y llora en un rinconcillo mirándonos y comprendiendo que yo soy la hembra dominante, la que parte la pana, la mujer Alfa. Aquí, la que se folla como dios manda al macho, soy yo. Y tú, Maripili, te quedas ahí castigada mirando cómo lo hacemos y masturbándote tristetemente…

Diréis ahora que soy una zorra retorcida.

Bien, bien.

Ya nos vamos entendiendo…