Archivo de la etiqueta: follar en la lavadora

¿Dónde se puede follar?

¡Vete a follar a tu casa, guarro!

¡Vete a follar a tu casa, guarro!

Tengo un lector pervertido –muy pervertido- que me pide con insistencia y ansia viva que inicie una serie sobre “LUGARES DONDE FOLLAR”, porque a él eso es lo que le mola.
Hay una gente muy guarra y muy asquerosa a la que, por lo visto, le gusta follar en sitios raros.
¿Qué os pasa, macho? ¿Qué no tenéis casa, que no tenéis cama, que no tenéis sofá, que no tenéis lavadora, que no tenéis ciclo de centrifugado?
A ver, que no es por no follar. Si hay que follar, se folla, pero follar por follar, como que no…
¿Follar en sitios raros?
¡A mí que me registren!
Anoche le pregunté a Carlo, para que me diera ideas originales sobre sitios extravagantes para tener relaciones sexuales. Los apunté, pero no me gustan, porque son los clásicos: follar en la lavadora centrifugando, porque así no hay que moverse (Carlo, tío, pero eso tiene que marear un montón y dejarte la espalda hecha polvo…); follar delante de la chimenea (Carlo es que es un romántico), con la mujer muy cerca del fuego y así cuando da respingos para no quemarse, pues aprovechas y te las follas; follar en el supermercado, en la zona de yogures, porque allí se está más fresquito; o follar en una iglesia (el agua bendita por lo visto lubrica muy bien)…
¡Bah, que no, que no hablo yo de eso, que eso es un rollo!
A mí la gente que folla en sitios raros, no me cae bien. Imagina que te levantas por la mañana, abres la nevera, y ahí está Juan follando. O abres el cajón de las bragas y te lo encuentras ahí dándole que te pego. Pues anda que cuando destapo un bote de pepinillos y tiro de una polla porque el Juan estaba metido en el vinagre follando… Mira que me da coraje, macho.
¡Te quieres ir a follar a tu casa, Juan, como todo el mundo!
Aunque bueno, yo la verdad es que pienso que el mejor sitio para follar con diferencia es el ascensor. Un clásico también, estaréis pensando.
Ya.
Yo una vez estaba follando en un ascensor con un novio, cuando se abrió la puerta… “Hostias, Mari, ¿y qué pasó? ¿os pillaron?”. Qué va. Lo que se le pillaron al chaval fueron los huevos cuando la puerta se cerró. Por lo visto los ascensores no detectan esas cosas.
Es que la gente folla en cualquier parte.
Y luego os quejáis de que el país va mal.