Archivo de la etiqueta: fetiches

Follar con gordas

Aquí, huyendo de los follagordas que me siguen en twitter...

Aquí, escapando de los follagordas que me siguen en twitter…

En mi cuenta de twitter, suelo colgar las mismas fotos que subo a este blog. En mi foto de perfil, se ven mis minitetas haciéndole una cubana a un pequeño pepinillo. Con ello pretendo decir, que por ningún lado se intuye o deduce que yo sea una mujer GORDA.

O al menos eso creía yo.

Cuando me miro en el espejo, no me veo gorda. Me veo bien. La cuestión es: ¿cómo podemos saber si vemos la realidad tal cual la ven los demás…?

El asunto que me preocupa, que no me deja dormir por las noches y del que he venido a hablaros hoy, es que cada vez me siguen en twitter más perfiles de hombres que buscan, literalmente, SEXO CON GORDITAS, SEXO CON MUJERES GORDAS, SEXO CON CHICAS RELLENITAS.

A ver, que cada uno puede tener los fetiches, gustos e intenciones que le vengan en gana, pero digo yo que si buscas echar un polvo con gorditas… ¿Por qué no sigues a gorditas?

Carlo y yo buscamos intercambio de parejas y por eso en twitter seguimos a otras parejas o a personas que intuimos o deducimos que están emparejadas.

Es como si tú fueras al supermercado a comprar una casa. Si quieres una casa, ve a una inmobiliaria, ¿no?.

Si buscas arena, ve a la playa, o a una cantera, pero no vayas a una tienda de informática.

Vamos, digo yo.

Supongo que lo hacéis para joderme, claro. Os levantáis un día y pensáis: “a ver cómo fastidio a la Mari esa del blog de intercambios, que está tó buena…¡Ah, ya sé! Me voy a crear una cuenta de twitter buscando follar con gordas y la voy a seguir”.

Ahí está.

Sois unos genios hijos de puta.

¡¡Que no me sigáis más, hostias, que yo no estoy gorda!!

Fetichismo y fetichistas

Si se te ha puesto dura, al verme el cardenal de la pantorrilla, es que eres un desviado sexual, que lo sepas.

Si se te ha puesto dura al verme el cardenal de la pantorrilla, es que eres un desviado sexual, que lo sepas.

Si habéis sentido alguna vez curiosidad por mirar el diccionario, es probable que os llevéis una sorpresa al descubrir el tratamiento que la RAE le da al término FETICHISMO.

La mayoría de nosotros lo entendemos -y con ese significado lo usamos- como algún detalle morboso que nos excita especialmente o nos resulta muy erótico, ya sean prendas, partes del cuerpo, ornamentos, complementos, etc…

Hay quien tiene fetichismos relacionados con los pies femeninos, con las uñas de los pies pintadas, con piercings, con medias de red, con tacones altos, con lencería de mujer en cuerpos femeninos, con la misma lencería en los cuerpos masculinos, y un largo etcétera.

Sin embargo, la Real Academia de la Lengua Española dice que fetichismo puede ser:

1. m. Culto de los fetiches.

2. m. Idolatría, veneración excesiva.

3. m. Psicol. Desviación sexual que consiste en fijar alguna parte del cuerpo humano o alguna prenda relacionada con él como objeto de la excitación y el deseo.

Y el FETICHE, según el mismo diccionario, sería:

1. m. Ídolo u objeto de culto al que se atribuye poderes sobrenaturales, especialmente entre los pueblos primitivos.

Para mí que los académicos de la Lengua estos no follan mucho, porque, macho, ¡ mira que considerar desviados sexuales a los fetichistas…!

Hombre, no, pobrecillos. A mí los fetichistas me caen bien. Son majos. Simpaticones.

Yo conozco, por ejemplo, un fetichista que se excita con las medias de red.

Un día me hice, con todo mi cariño, unas bragas con la bolsita red de unos limones, pero no se le levantó…

Joder, macho, es que a veces no tenéis ningún sentido del humor…

¿Y yo? ¿Soy fetichista?

Por supuesto que no.

Yo no soy una desviada sexual de esas, como vosotros.

Aunque reconozco que los hombres con braguitas de encaje me dan mucho morbo…

¿Creéis que estoy enferma?

Aunque mejor no me contestéis, porque viniendo de una panda de pervertidos y desviados sexuales lectores de este blog, poco caso iba a hacer yo de vuestra opinión…