Archivo de la etiqueta: eyaculacion

Dónde echar la corrida

Braga fucsia del chino de la esquina, de perfil.

Braga fucsia del chino de la esquina, de perfil (si te corres en mi boca, te escupo, ojo)

Braga fucsia del chino de la esquina, de espaldas (no veas cómo lo has puesto tó de semen de ese, macho).

Braga fucsia del chino de la esquina, de espaldas (no veas cómo lo has puesto tó de semen de ese, macho).

Braga fucsia del chino de la esquina, de frente (que te corras en una maceta, pesao).

Braga fucsia del chino de la esquina, de frente (que te corras en una maceta, pesao).

Este es un tema que me consta que os encanta a los chicos. También a bastantes chicas, según parece.
Cuando os corréis, vosotros los machotes echáis escupitajos por la polla.
Sí, sí, ya estaréis más de uno diciendo delante de la pantalla: “¡¡Pero algunas tías también escupen y hacen el squirting ese!!”.
No sé, yo no tengo muy claro que esos vídeos donde salen chorros a propulsión del totete de las mozas de turno, sean auténticos. Para mí que son unas meonas como la copa de un pino.
Yo squirting no he hecho nunca. El mar me da miedo y sobre todo que se me coman los tiburones. ¿Ah, no? ¿Entonces el squirting no es un deporte acuático? Vaya, ya decía yo que los tíos se interesaban mucho en llevarme a hacer gimnasia en la playa… XDDDD.
Bromas aparte y dejando para otra ocasión el tema de la eyaculación femenina, vuelvo a lo que iba: los escupitajos.
Hay que ver, macho, cómo lo ponéis todo vosotros pá follar….
Las corridas –como la sangre- son algo muy aparatoso, que lo ponen todo perdido. Yo he llegado a encontrar semen en los sitios más insospechados. ¿Cómo demonios ha podido llegar eso ahí? ¿Qué hace ese pobrecillo espermatozoide blanco colgado de la lámpara, o en mis pendientes de estrellitas, o en el bolsillo secreto interior de mi abrigo, o en doble fondo de mi mochila biónica…?
A mí muchas veces me recuerdan a las claras de huevo. Y cuesta el mismo trabajo sacudírselas de encima. Son resbaladizas, pegajosillas y si tratas de apartarlas de un lado, se pegan en otro… Resumiendo: que vuestras corridas son muy bonitas, pero son un coñazo.
Este tema del semen me lo sugirió hace unos día el amigo Skorphio, que vive en un pueblaco donde llueve todo el año el probe… jeje.
Me preguntaba que dónde me gustaba más que echaran la corrida.
En una maceta, macho, mira que la pregunta…
Es que mirad, a mí en la boca, no me mola. Soy rarísima para los sabores y los gustos, y cualquier cosa no identificada me produce desagrado.
En las tetas: oh, sí, eso os encanta. “Me voy a correr en tus tetas, María”.
Bueno, pues si te hace ilusión, tú mismo.
En el culo…: ¿y eso pá qué, a vé?
En la cara… Ahí, ahí… ¿Y qué pasa si me entra en los ojos? No es divertido tener semen en los ojos. Escuece. Sí, el semen escuece. Una vez me compré unas gafas de buceo, pero a mi acompañante –que tenía predilección por correrse en mi cara- no le hizo ni pisca de gracia. Creo.
Además, cuando un tío se corre en tu cara, acabas perdiendo toda la dignidad. Un día Carlo lo hizo, con tan buena puntería, que su clara de huevo acabó en mi nariz. Cuando me incorporé, tenía un moco seminal colgando de mi nariz. Carlo se reía mucho, pero, claro en ese momento, una tiene que ponerse en pie con elegancia y clase, y sin perder la dignidad del todo, ir al baño a limpiarse… ¡¡¡¡y todo el tiempo con un moco colgando de la nariz!!!!
¡¡¡Coño, que os corráis en una maceta!!!
Que no hombre, que no, que os corráis donde os dé la gana. Si al final lo vais a hacer igual. Eso sí, en la boca, paso. Como me lo eches todo en la boca sin avisar, te lo devuelvo en un escupitajo continuado de riego por aspersión, y llegan los espermitas hasta la casa de tu madre en Villanueva del Trabuco, vamos…
(Aunque Skorphio me dijo que eso le gustaría un montón… Hay gente pá tó).