Archivo de la etiqueta: estado civil

Una relación complicada

Mi marido es un complicado.

Mi marido es un complicado.

De vez en cuando nos encontramos con parejas swinger a las que no les hace ni pizca de gracia que el Carlo y yo no estemos casados, no vivamos juntos ni seamos -en definitiva- una familia tradicional.

Y encima tampoco vamos a misa los domingos, oigan…

Ya nada nos extraña, pues es bien sabido que la mayoría de los swíngeres no pasan el test de “MI ABUELA ES MÁS LIBERAL QUE TÚ”.

Y en verdad os digo, amigos, que yo ni muerta me casaba con Carlo.

Sí, vamos, en eso estoy pensando yo: en casarme, formar una familia y tener gusanos pelones berreando y cagando por la casa.

El sueño de mi vida, vaya.

Esas cositas para el que le gusten.

Carlo me dice siempre que cuando alguien me pregunte nuestro estado civil, les conteste que tenemos UNA RELACIÓN COMPLICADA.

Sí, este hombre es que se piensa que la vida es como hacerse un perfil en Caralibro…

A nosotros, que sí somos personas liberales, siempre nos ha resultado indiferente el estado civil de las parejas con las que nos vamos a la cama.

¿Cuál es el problema?

Si los cuatro nos gustamos y estamos cómodos…: ¿qué diferencia puede haber entre follar con una pareja de amantes, de señores casados, de novietes, o de follamigos?

¿Es que los polvos son mejores entre parejas de matrimonios?

¡Manda carallo na Habana!

Vosotros lo que sois es muuuu toooooontoooos.

¿Pues sabéis lo que os digo? Que ya os gustaría a muchas parejas de casados y de novios cristianos de esos de toda la vida, tener una relación tan sana y tan bonita como la que tenemos Carlo y yo.

Nuestra “relación complicada” brilla por su sencillez y su naturalidad. No hay ningún tipo de cadena, ni de condición, ni de necesidad de convencer al otro. Nadie persigue a nadie. Nos acompañamos cuando queremos. No hay preguntas. Ni celos. Ni inseguridad. Ni “yo aguantos”. Vas y vienes cuando quieres y no tienes que dar explicaciones. Nada en esta vida -para nosotros- es más importante que uno mismo. El otro no es una necesidad. Es una elección. Muy agradable, por cierto. Cada uno es uno mismo y no hay que posar, ni aparentar, ni inventar. Sólo disfrutar de los momentos. Compartir un “hasta el infinito y más allá” de risas. Beber juntos esas cervecitas con sus tapas o sus calamares, sin que importe dónde. Complicetear. Oirle al otro N veces la misma historia de la bufanda que le regaló su novia… “¿Otra vez me vas a contar la mismo, Carlo?”  “¡Y las que te quedan!”…

Básicamente se trata de disfrutar. Tanto si estás al lado del otro miembro de la relación complicada, como si no.

Y lo mejor es cuando alguien te pide que le presentes a tu … a tu… ¿A tu qué?

Porque la gente dice: “mamá, te presento a mi novio”.

O: “Mariquilla, te presento a mi rollete”.

O a mi marido.

O a mi follamigo.

Yo les digo: “TE PRESENTO A MI COMPLICADO”.

¡Ayyyyyy, si las ecuaciones polinómicas irracionales levantaran la cabeza!