Archivo de la etiqueta: el gordo y la flaca

Carlo el tiquismiquis

ENCUENTRA LAS SIETE DIFERENCIAS (no hay webos).

ENCUENTRA LAS SIETE DIFERENCIAS (no hay webos).

Hola, cabrones.

¿Qué?

¿Creíais que nos habíamos extinguido, ein?

¡Ni hablar!

Somos indestructibles.

Hoy he venido aquí -aparte de a hablar de mi libro- a darle al mundo mis quejas.

Es que Carlo últimamente está hecho un tiquismiquis.

Vamos a citas a conocer parejas y ninguna mujer le gusta.

Es normal y en realidad lo entiendo: es verano y a mí me gusta salir por ahí casi desnuda. Y claro, él me mira a mí tan mona y tan desnuda y me compara con las otras mujeres, y no hay color.

Todas llevan demasiada ropa.

Y en el fondo, yo es que tengo al Carlo en el bote, como los céntimos.

En cambio, yo miro al Carlo en las citas, miro al otro maromo…: ¡Y a mí es que  todos los tíos me parecen bien!

Porque comparados con el puto gordo, los otros zagales están mucho más buenorros.

Así que mientras yo estoy dispuesta a follármelos a todos, el puto gordo sigue inapetente.

Así no se puede, oigan.

Ya sé que ahora saltarán los swinger-defensores de los prostitutos con sobrepeso y me dirán que debo tratar a mi pareja con respeto y no escribir estas cosas en el blog.

Una mieeeeerda respeto.

Carlo engorda y engorda y no respeta en absoluto mis ideales del cuerpo masculino.

Es más, engorda libremente, sin preguntarme siquiera si a mí me importa o me gusta o no.

Qué respeto ni qué pollas.

(Joder, María, con lo guapa que llevas todo el verano, tan calladita…).