Archivo de la etiqueta: contactos en malaga

Si lo sé, no vengo

Eso no se hace, Mari, caca. Te he dicho que no enseñes más las tetas, niña mala.

Eso no se hace, Mari, caca.
Te he dicho que no enseñes más las tetas, niña mala.

Fijáos qué casualidad, que pocas horas después de publicar mi última entrada, una chica vino expresamente a regañarme y a llamarme la atención por mi atuendo.

El atuendo en cuestión era un look minimalista y seminudista. Sería algo parecido a lo que se puede ver en cualquier playa de nuestra ciudad en verano: la parte inferior de unos cachetes y parte del pecho. Ni mostraba los pezones, ni el pubis, ni el culo culo. Eso sí: yo no estaba en la playa, claro.

Técnicamente, estoy vestida, se ofenda quien se ofenda.

La chica -bastante jovenzuela, por cierto- me dijo muy seria aquello de “si lo sé, no vengo”. Vamos, sí,  que si ella hubiera sabido desde el primer momento que yo iba a aparecer de esa guisa, se habría ido inmediatamente…

No dejan de sorprenderme estos hijos de la grandísima ESO. El sistema educativo español va de mal en peor y lo que observo es que -entre otros muchos males- está fabricando mojigatos y mojigatas en serie.

En fin, los jóvenes muchas veces son peores que mis abuelos en materias -digamos- “púdicas”.

A ver cómo te lo explico:

Si enseño partes de mi cuerpo que habitualmente están tapadas, no lo hago para ofenderte.

Lo hago -básicamente- porque me sale del coño.

Se llama LIBERTAD y es, según la RAE, la facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y de no obrar, por lo que es responsable de sus actos.

Si ejercito mi libertad, no tienes por qué sentirte agredido, sobre todo cuando la practico sobre mi cuerpo y no te implico en ninguna actividad no deseada por ti.

Si mi imagen te ofende, siéntete libre de marcharte o de no mirarme, eso sí.

También eres libre, dirás, de venir a darme tu parecer y reprenderme por mis “malas acciones”.

Cierto.

Juzga cuanto quieras.

Lo que no puedo entender es que te sientas agredido porque se me ven las tetas.

Si me gusta salir por ahí con las tetas al aire, no lo hago para molestarte.

Lo hago porque mi imagen es mía y puedo hacer con ella lo que me venga en gana.

Os dejo una nueva foto de mis famosas tetillas, para que me riñáis si os place.