Archivo de la etiqueta: chichi pelon

Chichi pelao

Fuera pelos

Fuera pelos

Lo he hecho.

No aguantaba más la curiosidad.

Y la cuchilla me decía cada mañana: Maaaaaariiiiiiiiiiiiiiii, haaaaaaaaaaaaaaaazlooooooooooooooooooooooo.

Y voilà: ya está.

Y a mí resulta que me ha pasado como a algunos calvos, que de pronto descubren que tienen una cabeza divina y están mucho más atractivos sin pelo.

Pues a mi chichi le ha pasado igual.

No sabía yo que tenía un toto tan bonito.

Le sienta fenomenal el corte de pelo.

Creo que se va a quedar para siempre así.

Ahora tengo sensaciones raras. Por ejemplo: en la ducha.

Cuando el agua cae por la piel libre de pelos, se siente raro.

Es una experiencia curiosa.

Chicas, os la recomiendo ya pero ya si aún no lo habéis probado.

Ah, y no hace falta que opinéis.

Me queda bien y lo sé.

Chichis pelones

¿Chichi pelón o chichi peludo?

¿Chichi pelón o chichi peludo?

Se estila en el ambiente liberal, la ausencia de vello púbico.

Dicen que es más higiénico, más cómodo, más peliagudo…

Yo, como podéis ver en mis fotos, en esta etapa de mi vida llevo un chichi glamuroso, delicadamente cuidado y con un elegante toque peludo. Pero en mis tiempos mozos, tuve un auténtico chichi asilvestrado, con abundante vegetación que iba más allá de los límites púbicos.

Recuerdo que aquel bosque no me hacía ni pizca de gracia, pero también pasaba mucho de jugar a las peluquerillas (como dice Carlo) con él.

En mi época asilvestrada, yo tenía un novio que tampoco le ponía pegas al asunto. Sin embargo varios años después de conocerlo y de compartir cama, un día me comentó tímidamente que a veces tenía que pelear con algún pelillo que otro en las sesiones de sexo oral.

¡Coño- exclamé yo-: pues haberlo dicho antes!

El pobre tuvo que lidiar con mis plantitas durante varios años. Y yo ajena a todo.

Entonces empecé a arreglármelo.

Hace poco me planteé la posibilidad de depilármelo del todo, pero a mí las pollas y los chichis pelones me dan mucha pena. Es que pienso que van a pillar frío y se van a quedar como los perritos cuando los pelan: mu tristes y deprimidos.

No sé, no lo puedo evitar: es mirar la pollita de Carlo, tan peladita, y esos huevecitos sin abrigo… y ponerme melancólica.

Así que yo no quiero que mi chichi se quede triste y llorón.

Pero el caso es que me gustan los experimientos y yo soy de las de “donde fueres, haz lo que vieres”. De modo que si yo voy a una fiesta sexual y todas las chicas tienen chichi “pollo pelao”, yo no voy a ser menos, oigan…

Digo yo.

¿Y qué pensáis vosotros?

¿Os gustan más los chichis pelones o los peludos?