Archivo de la etiqueta: catwoman

¿Me pega el rollo catwoman?

La Mari, recauchutada.

La Mari, recauchutada.

Me aburro.

Anoche salí por ahí vestida de catwoman. Con látigo de siete colas incluído (aunque en realidad tiene mucho más de siete…). Azoté un montón de culos de tíos, aunque ni uno sólo me hizo caso.

¡Es que con algo me tengo que entretener, joooooooo!

Es divertidísimo ver la cara de pasmados que se les queda a todos cuando me quito el abrigo y emerge mi look de pegona sadomaso. Ni siquiera saben reaccionar. La cara de los hombres, en particular, es un poema. La boca abierta y se quedan sin saber qué decir.

Y todo por unos pantalones de cuero negro, unos buenos tacones y un top…

Los hombres son unos animalitos adorables a la par que extraños.

Otra parte muy entretenida de mi movida de ayer, fueron los preparativos.

Acudí a una conocida tienda de ropa en busca de mis pantalones de cuero. Allí me topé con una vendedora extremadamente cariñosa que se metía en el probador conmigo a tocarme el culito, para comprobar lo bien que me sentaban los pantalones.

Imagino que le iría el rollo sadomasoquista, porque no me quitaba ojo ni manos de encima y me sacó todos los pantalones de cuero de la tienda y me los hizo probar. “Tú me los enseñas, que te los quiero ver todos”.

Y yo, que tenía un día tonto, allí estaba, dejándome querer, y recibiendo interminables halagos de la vendedora amorosa…

Pero la verdad, no sé yo si me pega a mí el rollito catwoman.

A mí me da que el cuero me hace gorda, ¿no? Podéis opinar con sinceridad, lo soportaré. ¿Creéis que debo pasarme al sado, o mejor me quedo en bata en mi casa? ¡Ay, no sé!:

 

Aquí yo, en cuerines, jeje

Aquí yo, en cuerines, jeje

Vaya culete más gordo, ¿no? A la vendedora le encantaba, eso sí.

Vaya culete más gordo, ¿no? A la vendedora le encantaba, eso sí.

Os voy a pegar una paliza, mamones.

Os voy a pegar una paliza, mamones.

Me los quito ya, que me siento gorda.

Me los quito ya, que me siento gorda.