Archivo de la etiqueta: canalillo

¿Y el canalillo?

Aquí yo, tratando de sacar canalillo...

Aquí yo, tratando de sacar canalillo…

Otro de mis traumas femeninos está relacionado también con mis tetas.

Desde pequeñita, yo quería hacerme mujer y ser tan guapa como mi madre, como mi abuela o como un montón de mujeres que circulaban por mi vida.

Eran todas mi ejemplo a seguir. Y veneraba a muchas de ellas.

Una de las cosas que envidiaba a las mayores, desde mi tierna infancia, era ese bonito canalillo que lucían en sus escotes, y que es el huequito que queda entre las tetillas.

Yo soñaba con que me crecieran ya de una puta vez los melones y mi canalillo hiciera estragos en el mundo.

¡Una mierda pá mí!

A mí no me salió ni canalillo ni pollas (bueno, lo de las pollas sólo en mis sueños-pesadillas, como ya os conté el otro día). Mis pechugas se asustaron la una de la otra, se alejaron, y un poco más y las tetas se me ponen en las paletillas, oigan…

Ya me podía yo apretar con los brazos, ponerme un wonderbrá encima de otro, o juntarme los albaricoques con fixo (siguiendo la técnica solucionadora milenaria de problemas problemosos del amigo Carlo), que allí ni de coña se formaba un canal.

Por mi canal pueden pasar ocho trasatlánticos uno pegado a otro y navegarían holgadamente…

Mi madre, cuando le expliqué mi trauma, me dijo -ni corta ni perezosa- que no me pusiera así, porque eso con un imperdible se arreglaba.

Qué hija de puta.

Entre el Carlo con el fixo y la mami con los imperdibles, esto es pá mear y no echar gota.

¡Queréis irse!