Carlo el coqueto

¿Es cocreto Carlo? ¿Es croqueto? ¿O es una simple croqueta?

¿Es cocreto Carlo? ¿Es croqueto? ¿O es una simple croqueta?

A principios de esta semana, acudimos a conocer a una pareja de bichos swínger con nivel -47 de educación y clase.

Estos especímenes en cuestión, contactaron con nosotros por iniciativa propia e insistieron en conocernos en persona para tomar una cerveza sin compromiso (yo las prefiero sin alcohol, o de esas de limón, pero bueno).

Por circunstancias personales, al principio, rechazamos la invitación, pero ante su insistencia, preferimos finalmente acudir a la cita.

Allá que Carlo y yo salimos y -a petición de los mismos- acudimos al lugar donde se encontraban, fuera de Málaga. Los días previos al encuentro, confirmaron varias veces la cita y nos manifestaron su interés en conocernos al fin.

Pues bien: una vez en el lugar acordado, les mensajeamos y no obtuvimos respuesta. Al cabo de media hora nos dicen que ya llegan. Pero nunca llegaron y no volvieron a contestar.

Al día siguiente, casi 24 horas después, nos envían un mensaje pidiendo disculpas y manifestando que nos vieron de lejos, y que si bien María -esa soy yo- era muy mona- a la exquisita señora swínger de la otra pareja, Carlo no le gustó.

La exquisita gallinita swínger sólo gustaba -literalmente- de HOMBRES ARREGLADOS Y COQUETOS.

No merecen mayor comentario este tipo de impresentables sin clase ni educación, que ni siquiera tienen cojones para dar la cara y tomarse una cerveza con dos personas a las que han citado expresamente y prefieren quedarse escondidos espiándolos.

Y hombre, mire usted, Carlo coqueto coqueto coqueto lo que se dice coqueto, no es.

Es feito, barrigoncillo y entrado en años. De hecho, cuando se arregla un poco, se parece un webo a esto:

Carlo arregladito.

Carlo arregladito.

De hecho (los que sois listos os habréis dado cuenta ya), esa es la razón por la que yo quiero hacer intercambios de pareja.

Sí, coño, a ver si me sacudo al gordo horroroso éste de encima y me follo a tu marido, que está mucho más macizo.

Quiero cambiar de pareja, vamos, a ver cómo tengo que decíroslo.

Que a mí el tío este no me gusta.

Te lo regalo tó pá ti entero…

Ea.

(Aprovecho desde aquí para mandar un saludo a nuestros amigos los orcos swínger de la Casa Mordorland, que sabemos y nos consta, que andan por aquí visitándonos a diario y haciéndose pajillas a nuestra costa. Saludo también a mi madre. Te quiero, mami).

Etiquetado:, , ,

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: