¡Eso no se come!

¡Que no te metas porquerías en la boca!

¡Que no te metas porquerías en la boca!

Hola, me llamo María y soy liberá. Llevo 11 días sin ver a mi marido comerse una polla.

(APLAUSOS DEL GRUPO DE TERAPIA).

La primera vez que vi a Carlo comerse una, fue hace dos meses. Al principio pensé que me habían echado algo raro en el cubata y lo estaba soñando, pero luego me di cuenta de que no era posible, porque yo no bebía cubata.

Desde ese día tuve pesadillas con un gordo mariconcete que venía todas las noches a meterse en mi cama chupando un calipo de lima-limón, que dejaba un reguero verdoso a su paso sobre las sábanas…

Lo peor de todo es cuando tienes que presentarle el noviete a tu madre, y entonces le dices –inevitablemente- aquello de:

– Hola, mamá, te presento a mi novio. Se llama Carlo. Y come pollas.

Ya nunca te vuelven a mirar igual que antes.

La familia comienza a darte de lado.

Y tú te contemplas en el espejo cada mañana, y te preguntas qué demonios has hecho mal para haber instalado en tu vida a un puto gordo.

Y, encima, maricón.

Yo no dejo de decirle que no me gusta verle hacer eso y que no lo haga más, o me voy a enfadar, pero una se siente como una madrecita, en plena orgía, corriendo detrás del Carlo y pegándole hostias en los morros cada vez que lo pillo tratando de comerse una polla.

Soy conocida ya en el ambiente liberal por mis gritos de guerra tipo:

– ¡¡¡CARLO, TE HE DICHO QUE ESO NO SE METE EN LA BOCA!!!

O:

– ¡ESO NO SE COME, CACA!

O:

– ¡¡¡NO SE METEN PORQUERÍAS EN LA BOCA!!!

Él, lo único que alega, es que yo también como pollas y “a ti bien que te gustan, María”.

¡¡¡Pero no es lo mismo, no es lo mismo!!!

¡¡¡¡Es que nadie me comprende!!!!

“¡¡Pero yo es que soy bisexual, Mari, que tú si que no comprendes!!” -Replica el Carlo.

¿Bisexual? -digo yo-, ¡¡¡tú lo que eres es mariquita, gordo!!! Que nada hay de malo en ello, ¡¡pero admítelo al menos!!.

Sé que no voy a poder vivir todo el tiempo persiguiendo al gordo para evitar que se meta eso en la boca otra vez.

Antes o después ocurrirá.

Y no voy a poder soportarlo.

Necesito ayuda.

Etiquetado:, ,

11 pensamientos en “¡Eso no se come!

  1. Malagueñodeseoso 05/05/2015 en 12:22

    Pobrecita mía, cuanto debe sufrir.

    Yo que tu me vengaba comiendo chochitos jóvenes. Y si me avisas te acompaño.
    Un beso preciosa diosa del sexo

  2. mariaparejamalaga 05/05/2015 en 12:25

    ¡¡Una mierda!! ¡¡Yo no como porquerías!! XDDDDDDDDDD

  3. Adrian 05/05/2015 en 15:59

    Dale fuerte en el ozico cuando lo veas con ganas. Tarde o temprano asociará el dolor de ozico con meterse pollas en la boca y dejará de hacerlo.

    Otra solución muy buena e darle un chupete antes de cada orgía, pero claro eso a la larga es malo porque deforma la boca.

    ¿Alguien ha visto por aquí un par de enfermeros de un psiquiátrico?

  4. mariaparejamalaga 05/05/2015 en 16:32

    JAJAJAJAJAJAJAJAJA. Locoooooooooooooooooooo XDDDD

    Un besito y tomo nota de tus remedios caseros.

  5. antequerano 05/05/2015 en 23:07

    si te puedo ayudar me avisa besos

  6. uncerdo 06/05/2015 en 08:58

    sobre gustos no hay nada escrito, o eso dicen, pero es mentira podrida porque escrito sobre el tema hay y mucho,

    siento no poder darte un consejo güeno, más allá de la paciencia y la resignación cristiana, ea, ale con dios niña,

    besitos,

    pd: pordio, pordio, con la jartá chocho que yo me daba contigo,

  7. mariaparejamalaga 06/05/2015 en 09:53

    ¡¡Gracias, lector solidario!! XD

  8. mariaparejamalaga 06/05/2015 en 09:53

    ¿Has visto? Pero el Carlo es que ve una polla, y ya no tiene ojitos para otra cosa… XDDDD

  9. uncerdo 06/05/2015 en 23:29

    Repito: quién te pillara a ti y a tu chocho!!!

  10. Malacatones 07/05/2015 en 07:53

    Hola Mari!!! Cuanto tiempo no??? Ultimamente no entro mucho en internet xq… bueno no, no me voy a excusar, ultimamente no te escribo porque tus post me parecen una puta mierda y ni me apetece contestar ni ná… jajajajja Que noooo, que es en serio, que apenas entro ultimamente.

    Bueno, hoy como te veo jodida con el problemilla, pos te voy a ayudar, es muy sencillo. Cuando lleguen todos los participantes en la orgía, coges a todos tos tios y le echas sal en la polla, así, cuando el gordo vaya y de un primer lametón, dejará de hacerlo, y se dedicará a comer chochos fresquitos…

    Lo que desconozco es como será el efecto salado en la penetración a ti… igual descubres un nuevo mundo de placer!!!!

    Bueno, ya me cuentas como se da el invento, porque con lo zumbá que estas, ni dudo que lo pongas en práctica… jejeje

    Besos

  11. mariaparejamalaga 07/05/2015 en 08:34

    ¡¡Hombreeeeeeee, el niño perdido!!

    JAJAJAJAJA.

    Vale, lo probaré, pero yo había pensado mejor en poner en las pollas ese líquido que usa la gente para no comerse las uñas (no sé cómo se llama)…
    Lo mismo va bien XDDDDDDDDD

    Un besito.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: