Más sensaciones

Mucho cuidado con los hombres libres.

Mucho cuidado con los hombres libres.

¡Y continúan su curso natural las peripecias sexuales de Carlo y María!

El fin de semana ha estado bastante concurrido de parejas y hemos agregado dos intercambios sexuales  más -cada uno a su estilo-  a nuestro curriculum sexae.

De uno, incluso hay vídeo, que subiremos por aquí pronto, en cuanto quitemos caras y recortemos las partes que no se pueden publicar.

Y de lo que quiero hablar hoy -a parte de mi famoso libro, “¿pero qué libro, Mari?”- es de la experiencia de ver cómo otras personas follan delante de ti y viceversa, sin que haya por medio una pantalla de televisión, ordenador, tablet o donde sea que veáis porno.

Me parece otra experiencia fascinante. A mí me provoca alegría y felicidad. Y no puedo evitar -ni quiero- que se me pinte de forma automática una sonrisa de oreja a oreja.

Ver gente a escasos centímetros que están pasándoselo pipa con el sexo, no tiene precio.

Por mucho que lo describa, no lo entenderéis, hasta que lo veáis.

Es abrir los ojos de golpe y darte cuenta de que hay vida más allá de tu ombligo, y del ombligo del mundo que nos han fabricado.

A mí me da una sensación inmensa de libertad y de paz interior. Y pienso con alivio: “coño, por fin, está pasando y el mundo no se ha detenido, y el infierno no se ha abierto bajo mis pies para tragarme por siempre en las tinieblas penales de la santísima moral y su madre maría tontísima del sacrosanto corazón”.

Y entonces alzo el vuelo y planeo mirando hacia abajo y es un placer la nueva perspectiva. Mil veces mejor.

Se esconden, nos escondemos, para follar desde que tenemos uso de razón. ¿Y por qué?

¿Qué hay de malo y de perverso en el placer, en tener orgasmos, en disfrutar del cuerpo?

No deberíamos escondernos. Tendría que ser algo natural, lo normal y no lo prohibido.

No hay nada de malo, por mucho que busquéis.

El problema está en que las personas felices son libres. Y las personas libres son muy peligrosas. No pueden ser manipuladas. No se las puede conducir.

Tu libertad apedrea su sistema. Y el sistema, ya lo sabemos, se defiende.

Con furia.

 

3 pensamientos en “Más sensaciones

  1. Perfil Invitado 10/03/2015 en 08:41

    AMEN hermana.
    ¿Dónde hay que apuntarse para recibir tus preceptos?
    Quiero pertenecer a tu religión jejeje.

  2. Malagueñodeseoso 14/03/2015 en 08:34

    Hola Maria, me encanta tu estilo de escribir, los temas y como los describes y desarrollas.
    Me pareces fenomenal en todo y un “peazo” de mujer.
    Te deseo una barbaridad.

  3. mariaparejamalaga 14/03/2015 en 10:27

    Gracias. Me alegra que te guste. Bienvenido.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: